Gobierno y grupo multidisciplinario trabajan en medidas para apertura inteligente de la economía

Comayagüela, 6 de mayo del 2020. El Gobierno trabaja junto a un grupo multidisciplinario en la preparación de medidas para una apertura inteligente del país, etapa en la que siempre deberá prevalecer la protección de la vida de la población ante la pandemia de COVID-19, informó hoy en Cadena Nacional de Radio y Televisión, el presidente Juan Orlando Hernández.

A continuación el discurso del presidente Hernández

Un saludo nuevamente en esta tarde

Queremos conversar con ustedes hoy de un nuevo abordaje inteligente en el tratamiento a la pandemia, pero también cómo nos vamos preparando para la nueva realidad.

La nueva realidad social y económica, y por eso hay un grupo multidisciplinario, tanto fuera y dentro del Gobierno, que ha venido trabajando con otros sectores de la sociedad, y esta semana es una semana muy importante en términos del nuevo abordaje que le estaremos dando y que esperamos enfrentar este último tramo de la pandemia.

El COVID-19 nos vino a cambiar la vida de la noche a la mañana. Nadie estaba preparado, ningún país, y hoy Honduras tiene 60 días de haber detectado su primer caso, y desde que nos dimos cuenta de que la pandemia podría afectarnos empezamos a generar estrategias para contener el virus.

Hemos ido aprendiendo día a día y definitivamente no ha sido fácil. Sobre todo, no ha sido fácil para las 93 familias que al día de hoy están de luto, que han perdido un ser querido a causa de este virus. A todos ellos nuestro más sentido pésame.

Nuestro objetivo desde el día uno es y seguirá siendo la vida de los hondureños, la salud del pueblo hondureño, por encima de todo; nuestra prioridad es la vida de gente.

A medida avanza la enfermedad en nuestro país y en el mundo, en base a prueba y error vamos aprendiendo a convivir con el covid-19 mientras no haya una vacuna.

Pueblo hondureño: yo entiendo la desesperación de todos y todos tenemos esa ansiedad por volver a la normalidad, pero esto no es posible. Sería un error pensar que regresaríamos a la normalidad de antes. No podremos volver a ser como fuimos antes hasta que el virus desparezca o se tenga ya una vacuna. Ahí podemos pensar en algo diferente.

Ahora bien, sí podemos crear una nueva normalidad, y entre más rápido lo hagamos mejor, y entre más rápido podremos enfrentar inteligentemente el virus que ha venido a convivir con nosotros, pero también a reactivar nuestra economía, que es fundamental para enfrentar esta tragedia.

Pero la responsabilidad de todos es indispensable. Cada uno debemos aceptar que la salud personal y la de sus seres queridos es una responsabilidad propia, de uno mismo.

El Gobierno vela por la salud general de todos, lo mismo la empresa privada, su deber es cuidar por las medidas de bioseguridad de sus colaboradores. Pero al final la responsabilidad siempre recae en usted y lo voy a repetir: la responsabilidad recae sobre usted.

Hoy damos a conocer al público lo que ya veníamos trabajando y conformando un equipo multidisciplinario con los diferentes sectores para buscar salidas viables para enfrentar en este último tramo de la pandemia y también para construir una reapertura económica que permita enfrentar en el día a día esta nueva realidad y que no afecte gravemente la salud del pueblo hondureño, porque no hay ninguna medida económica que le pueda devolver la vida a un compatriota que tristemente pueda fallecer a causa del contagio.

Por eso, este es un proceso que se trabaja con los especialistas, con epidemiólogos, con las mesas de trabajo multisectorial que hemos montado con diferente sectores y que ya vienen dando sus resultados; con la Plataforma de Médicos asesores, con los alcaldes, con líderes de la sociedad civil, mipymes… porque esto es una tarea de todos.

Este equipo multidisciplinario no solamente va a trabajar en enfrentar este último tramo de la pandemia de manera inteligente, estará trabajando en aperturas inteligentes. También lo haremos en las diferentes regiones del país por la salud del pueblo hondureño y por eso queremos que al nivel regional se instalen estos equipos en el marco de Sinager y podamos estar retroalimentándonos mutuamente para que se tomen las decisiones en Sinager central, pero ya no viendo al país como una región, sino en diferentes regiones.

No es lo mismo occidente que el sur, no es lo mismo Roatán, Islas de la Bahía, que el Valle de Sula, y son realidades diferentes y ese es un abordaje que desde que me los explicó el doctor Mario Mejía me quedó muy claro y debemos de construir esa nueva normalidad donde debe privar por encima de todo la vida.

Cierre del presidente Hernández

Este es un momento de sobreponer intereses personales por los intereses de otra naturaleza; este es un tema de poner como punto de partida la salud de la persona humana. Hay cosas más grandes que uno mismo, que es toda Honduras, pero sin el compromiso de nosotros como individuos no vamos a lograr salir de esta situación.

Pero yo creo que si somos disciplinados, y con la creación de este equipo multidisciplinario, al cual agradezco mucho su compromiso y aporte  y siento que esta es la ruta de salida inteligente y de apertura y la construcción de esa nueva realidad de Honduras.

Quiero repetir: entiendo la necesidad de todos los sectores; pensemos en cómo enfrentar inteligentemente este último tramo de la pandemia, pero también una apertura inteligente. Eso es necesario.

Yo también quisiera que volvamos a llevar el paso de progreso que traíamos antes, tantos proyectos que se han interrumpido, tanto dinero que hemos tenido que dedicar solo al tema de la pandemia, ya son programas que les faltan recursos; por ejemplo: la construcción masiva de carreteras, los programas sociales que han venido transformando la vida de millones de hondureños, continuar siendo de los países con mayor crecimiento económico de la región y eso venía fuertemente en el país, pero esto nos va a bajar el intento.

Pero tenemos que salir con más fuerza; entonces, créanme cuando les digo: yo soy de los que más quiero que volvamos a empezar con esa nueva normalidad para terminar de entregarle al pueblo la Honduras que nos comprometimos a transformar.

Y creo que también está sacudida que Dios le está dando al mundo tenemos que aprovechar para surgir como una nueva nación y eso depende de la responsabilidad de cada uno de nosotros.

Quiero repetir nuevamente: mi interés primordial es la vida de los hondureños. Sé que este interés puede tener colaterales, ataques a nosotros, molestias de algunos sectores.

Pero hoy quiero hacerle un llamado. Si bien he sido bien enfático que me ha incomodado mucho  la suspensión de trabajadores en los primeros días de la pandemia, cosa de la que me di cuenta por los mismos empresarios, mientras nosotros sostenemos con más dificultad empleos, otros los están despidiendo ya, pero, repito, uno no sabe lo que está viviendo cada empresa y hay que analizar cada caso y ver cómo nos ayudamos todos.

Así que esos ataques pensando que vamos a cambiar la ruta de que privilegiamos lo que son la vida, las personas, como ya lo han dicho Juan Carlos, Gustavo, lo han dicho todos, yo quiero decirle a esos sectores: yo extiendo mi mano a todos sin excepción; entiendo que nadie estaba preparado ante esta crisis y todos podemos cometer errores, todos hemos cometido.

Pero estoy seguro que a todos nos une un valor mucho más grande que es el amor a Honduras, porque sin Honduras no hay empresas, sin Honduras no hay gobiernos, sin Honduras no hay iglesias, sin el pueblo hondureño no existen todos estos gremios, y este es el momento de unirnos para construir un pacto nacional de unidad.

Vamos a levantar juntos esta Honduras, que es la que le vamos a heredar a nuestros hijos y a los hijos de nuestros hijos.

Hoy es el tiempo de sumar y  no de restar. Así que todos dejemos atrás cualquier molestia o cualquier diferencia.